COLUMNA SEMANAL

Todas las publicaciones (3)

Ordenar por
Miembro Destacado

Sustentabilidad grupal

La sustentabilidad es muy probable que nos abra el camino para llegar -finalmente- al tan deseado bien común, aunque tanto o más probable es que ese tránsito no necesite de la guía de un líder.

Entre las características del mundo actual hay una marcada evidencia de que ciertos y determinados países buscan líderes que resuelvan sus problemas y, además, los regresen adónde supieron estar a gusto.

Las opiniones respecto de la marcha del mundo en los últimos años -cualquiera sea el período que se considere y el sitio del mundo que se analice- nunca son ecuánimes ni justas; pero algunas certezas pueden considerarse como válidas, en especial aquella que señala la imposibilidad de recrear lo vivido.

Hay un nuevo mundo, esto es válido para cada día que transcurre, y ese nuevo mundo tiene características que conviene asumir.

Algunas de ellas son:

Los problemas no se resuelven con dinero, de hecho aquellos problemas más profundos, intensos y potentes; tanto como para conmover y quitar el sueño, no guardan ninguna relación con el dinero.

A aquellos que acumulan dinero, por la razón que sea, se les dificulta cada vez más mantener una vida pacífica y sin sobresaltos.

Se diluyen las posibilidades de imponerse como dominante cualquiera sea el terreno en que se lo intente.

La búsqueda de perspectiva lleva a un punto en que queda en evidencia que todos estamos en una casa común que no puede subdividirse cambiando el destino de sus partes.

Diversos unidos

La búsqueda de la solución de estas características planteadas suele ocurrir entre pares; los agricultores imaginan que las posibilidades de progreso son limitadas pero claras, como lo creen aquellos vinculados con las finanzas y tanto como quienes comparten un determinado origen, lengua o religión.

Solemos analizar al mundo utilizando nuestras lentes calibradas para nuestra forma de ver llegando a una respuesta y solución que se impone por claridad y definición de sus formas, tanto como le ocurre al resto de los grupos que analizan las oportunidades de progreso con los mismos derechos y entusiasmo.

El progreso solo será tal si nos lleva hacia el bien común considerando que no se trata del promedio de lo que cada uno de los que formamos el todo aspiramos a obtener sino de que cada uno obtenga la oportunidad de poner en marcha su vida tal como la imagina sin daños ni obstáculos inevitables.

Para esto tenemos que comprender que las soluciones solo son tales cuando se comparten y se guía a quienes necesitan aplicarlas para que queden en condiciones de hacerlo con autonomía y, a su vez, compartirlas con quienes sepan las necesitan.

Que no se puede ser rico en un mundo de pobres y que la solución no consiste en donar la mitad de la fortuna para demostrar sensibilidad al tiempo que se reduce la carga impositiva.

Que cualquiera que prometa resolver problemas liderando el regreso de viejas costumbres se encontrará con que ya no es sostenible; sin poder denunciar como complot a la realidad.

El cambio hacia el futuro no es individual sino grupal; requiere de grupos integrados por diversos que comprendan que los progresos deben ser puesto a favor del hombre como tal y que la naturaleza es su origen de la cual dependen para subsistir. 

Todo progreso que respete y fomente la dignidad de la persona, facilitando los recursos necesarios para alcanzar sus sueños en armonía con la naturaleza, no solo representa un futuro mejor sino que lo hace sustentable, y sostenible.

Fernando Solari

Esta es mi opinión, pero estamos en una comunidad que se enriquece con el diálogo, y aquí abajo tenemos un cuadro de diálogo abierto para intercambiar ideas, ¿te sumás? ¿Compartís tu opinión? ¿Tu punto de vista? ¡Gracias por adelantado! Abrazo

Leer más…
Miembro Destacado

Sustentabilidad creadora

La sustentabilidad, a pesar de ser una actividad de reciente aparición requiere un cambio de foco para llegar adonde todos esperamos que arribe.

La sustentabilidad tiene un arrastre de origen que debe ser corregido; para aquellos que la consideran como el resultado de la evolución de la RSE [Responsabilidad Social Empresaria] la contaminación principal es la de tener a la culpa como disparador.

Si las empresas tienen que demostrar que son responsables -siendo que técnicamente se trata de un absurdo ya que es imposible que una empresa se mantenga en el mercado siendo irresponsable y, si a pesar de todo  lo hiciera, es deber del gobierno interrumpir su actividad; y de la comunidad denunciarla para que esto ocurra tan pronto como para evitar los efectos dañinos de toda actividad irresponsable- tenemos un problema que debe ser enfrentado y resuelto.

Si parte del problema es que en buena medida los gobiernos necesitan de las empresas para dinamizar la economía, y esa necesidad los lleva a aceptar acuerdos efectivos y notables a corto plazo, pero inconvenientes para la comunidad y el ambiente compartido a largo plazo; quienes tienen que trabajar en profundidad sobre los conceptos de la sustentabilidad -y la forma de avanzar hacia donde ofrece sus logros- son esos mismos gobiernos.

La comunidad suele demandar lo que conoce y lo que identifica como valor por lo tanto un trabajo de fondo ineludible es el de evangelizar, difundir en la comunidad aquellas actividades que le generarán bienestar sostenible; y capacitarla para que logre alcanzarlo sin dependencias.

Si el valor predominante sigue siendo el económico, si el objetivo compartido se concentra en lograr riqueza económica en forma casi exclusiva la responsabilidad parte de quienes definen el marco de actuación de todas y cada una de las actividades; si los políticos -quienes tienen en sus manos estas decisiones- se transforman en personas tanto o más ricas que muchos de los empresarios más hábiles y capaces nos encontramos con un sistema subvertido que debe recuperar su rumbo natural.

Si partimos de la culpa solo vamos a considerar como válida la compensación; y la sustentabilidad no consiste en dañar para luego reparar sino en generar riqueza en valores de forma positiva, haciendo que los recursos disponibles rindan más y mejor siendo más abarcadores.

Crear antes que compartir

En buena medida las tendencias evolutivas se enfocan en compartir con la intención de integrar con diferentes denominaciones de significados similares; así es como surge el concepto de “beneficios compartidos”, el de “valores compartidos” y otras tantas versiones.

Cuando compartimos en alguna medida distribuimos y al hacer esto lo que logramos es que se mantenga la metáfora que considera al mundo como una ecuación cuyo resultado es cero.

Una ecuación donde cada uno de los términos representan a las personas que componen la comunidad de manera tal que algunas tienen menos que otras, algunas no tienen nada, otras tienen mucho y así se presentan las diferentes variantes tanto como pasa en la vida real pero en este caso con la característica de que el resultado es igual a cero; considerando esta característica como equilibrio e identificándolo con la naturaleza.

El problema de una ecuación cuyo resultado es cero consiste en que para que un término [una persona] obtenga más [de lo que sea en cada caso, ya que la metáfora funciona con independencia de las unidades -puede ser dinero, alimentos, bienes…-] otro tiene que perder.

Si planteo el concepto de “beneficios compartidos” implica que un empresario -por caso- deberá compartir sus ganancias con la comunidad, significa un planteo francamente injusto; e innecesario.

Una cosa es que no gane a costa de la comunidad ni del medioambiente pero otra bien distinta es que deba compartir sus ganancias.

La sustentabilidad depende, y hacia allí debe recuperar su norte, de su capacidad de generar valor; valor que depende del rol de cada una de las personas involucradas.

No todos desean dinero en todas las circunstancias, incluso para las empresas cuyo sentido lo encuentran en la obtención de lucro hay valores que preceden al dinero y sin los cuales es imposible obtenerlo.

El enriquecimiento en valores ocurre cuando coCreamos valor y obtenemos valor a cambio quedando todos y cada uno de los involucrados mucho más ricos y con posibilidades ciertas de progreso hacia donde dispongamos poner nuestras energías.

Hacia donde nos conviene hacerlo, hacia el bienestar de la comunidad y de cada uno de sus miembros en un medioambiente fértil y generoso.

Fernando Solari

Esta es mi opinión, pero estamos en una comunidad que se enriquece con el diálogo, y aquí abajo tenemos un cuadro de diálogo abierto para intercambiar ideas, ¿te sumás? ¿Compartís tu opinión? ¿Tu punto de vista? ¡Gracias por adelantado! Abrazo

Leer más…
Miembro Destacado

Sustentabilidad intensa

La sustentabilidad se está poniendo intensa y esta es una muy buena noticia para la comunidad y todos los que la componemos; este ritmo adquirido hace que sea oportuno analizar los diferentes tipos de intensidad vinculados con ella.

Si lo que se intensifica es el interés estamos frente a una muy buena señal, en tanto y en cuanto ese interés se vincule con hacer que lo que hacemos sea más sustentable de lo que pueda estar siéndolo hoy.

Pero hay intereses e intereses y, vinculado con la sustentabilidad, todavía suele primar aquel que la toma como una herramienta de compensación para tener algo que exhibir que eclipse aquello que hacemos de manera indebida, o al menos poco sustentable.

La compensación es producto de una forma de entender al mundo de los negocios que no es más que una extensión de cómo entendemos las relaciones; priorizamos nuestro interés y avanzamos sin mirar ni atrás ni al costado.

Cuando alguien pone en evidencia estar afectado por nuestro comportamiento como parte de las consecuencias de haber actuado con tan marcado individualismo, le proponemos compensaciones.

Extraigo con avidez recursos naturales que no se renuevan; pero no solo pago los impuestos sin demoras, además contribuyo con un  cheque anual para el hospital local.

Produzco bienes sin considerar, y mucho menos cuidar, el medioambiente; pero todos los años pinto una escuelita de la zona.

Tengo una cadena de retail donde las condiciones laborales no son aquellas que pueden ser consideradas como dignas; pero tengo una fundación con una misión conmovedora.

La forma de extraer recursos, la manera de producir y las condiciones laborales no son inevitables, de ninguna forma lo son; si tenemos que mejorar los procesos -y hay forma de hacerlo- no podemos dilatar la solución, mucho menos podemos destinar energías para lograr que la comunidad mire hacia otro lado.

En todo lo relacionado  con decisiones que requieran algún tipo de compensación por daños generados la intensidad se debe colocar en rectificar lo hecho y afrontar los daños, que es muy distinto a la pretendida compensación que suele disfrazarse de sustentabilidad.

Intensa mente conceptual

La pasión que despierta la sustentabilidad entró en tendencia de aceleración con intensidad creciente la cual no solo se incrementará, también reajustará su dirección en forma correcta, en tanto y en cuanto la sustentabilidad se apoye en el concepto apropiado.

La sugerencia más efectiva para lograrlo es la de volver a las fuente dejando de lado las versiones que se presentan con frecuencia casi cotidiana con el único efecto de sembrar maleza que impide ver con claridad el campo donde conviene hacer pié para que todo lo que construyamos tenga chances de crecer y mantenerse.

Sustentabilidad no es más -ni menos- que actuar y utilizar recursos de manera tal que las generaciones por venir cuenten con la misma disponibilidad que nosotros.

Si en todo lo que hacemos tenemos en cuenta a la comunidad de la que formamos parte, al medioambiente en el que todos y cada uno vivimos y nos desarrollamos y a la rentabilidad necesaria para obtener una ganancia acorde con nuestro aporte de valor podremos lograr que la sustentabilidad evolucione en intensidad máxima.

Si el concepto de la sustentabilidad está incorporado en forma clara los resultados -positivos y de valor- podrán ser intensos para todos y cada uno de quienes formamos parte de la comunidad.

Fernando Solari

Esta es mi opinión, pero estamos en una comunidad que se enriquece con el diálogo, y aquí abajo tenemos un cuadro de diálogo abierto para intercambiar ideas, ¿te sumás? ¿Compartís tu opinión? ¿Tu punto de vista? ¡Gracias por adelantado! Abrazo

 

Leer más…