Miembro Destacado

¿Cambiamos paradigmas juntos?

La sustentabilidad, en especial aquella vinculada con lo social, requiere cambios tan profundos que deben comenzar desde los paradigmas. Te propongo hacerlo, en esta oportunidad, con “ganar”.

Crecemos y nos desarrollamos con el foco puesto en ganar. Estamos expuestos a medios donde los ganadores, del sector que sean, son apuntados con todos los reflectores disponibles. En las escuelas de negocio gran parte del contenido tiene que ver con cómo obtener -primero- y cómo maximizar -luego- ganancias. Si no ganamos mercado se lo queda otro. Las palabras de mayor peso las tienen aquellos que más ganan. Bill Gates sabe un poco de todo, ¿por qué? Ha sido el hombre que más dinero ganó durante mucho tiempo [hoy se mantiene en el Top Five global]. Suficiente. En los rankings de millonarios se solía encontrar personas cuya “ubicación” era “prisión”, ¿por qué? Porque eran narcotraficantes. Bueno, pero eran ricos y el ranking era de ricos… Quien tenga hijos pequeños, sobrinos, nietos… y los vaya a ver jugar fútbol al club [por ejemplo] notará que hay padres que gritan a sus hijos “¡ganá o te mato!”, ¿a su hijo? Sí, ¡tiene que aprender a ganar!

¿Qué significa ganar?

¿Te preguntaste alguna vez qué significa ganar? Ganar significa que alguien -otro- pierde. De hecho es una condición necesaria que otro pierda para ganar.

El concepto de ganar es tan válido como necesario en juegos y deportes, aunque muchos de ellos agregan el concepto de “empate”, al tiempo que otros lo impiden como es el caso del tenis que cuenta con el tie-break que obliga a definir el partido con un ganador. De todas formas, es importante poder separar al deporte profesional del deporte amateur y de la vida en comunidad.

Cuando vas al club a jugar tenis con tus amigos no te importa perder o ganar, vas a hacer deporte y eso en sí mismo te enriquece. Si ganás, sumás una anécdota; si tratás de ganar mejoras tu juego. Pero el encuentro y el hecho de compartir un deporte entre amigos es el valor superior que deja al resto en otro plano.

En términos sociales, en especial en cuanto a los actores sociales institucionales como las empresas; ganar es una tendencia que los lleva a cometer errores de alto costo. Si estamos de acuerdo con que ganar implica necesariamente perder, la ganancia ocurre a costa de otros. Es así como llegan a un punto -a veces cercano, otras lejano; pero tentador- en el que para que la empresa siga ganando; la comunidad -o el medioambiente- debe perder. Si pago menos por el mismo trabajo, gano más. Si eludo tratamientos que evitan contaminaciones posteriores, gano más. Tengo muchas formas de ganar más; en realidad tengo muchas formas de mantener el espejismo de ganar más, ya que con mis acciones degrado a la comunidad de la que formo parte. Pero es así, los daños climáticos y sociales nos son de efecto directo y permiten que sea relativamente sencillo ignorar el vínculo con aquellos que los generaron -aunque solo haya sido en parte-.

¿Cómo nos liberamos de este paradigma?

Te propongo cambiar ganar por enriquecer. No es una broma. Enriquecer se logar en base a valores [hoy hay que considerar al dinero como un valor, pero de ninguna forma ni el único ni el máximo]. Veamos las empresas de mejor desempeño y notaremos que consideran a la Reputación como el máximo valor competitivo. Sin reputación las ganancias se reducen, hasta desaparecer. Reputación es la conjunción del valor de la Imagen y del Prestigio, lo que muestro -y cómo me perciben- y cómo actúo. Sin contar que también me enriquecen, de forma competitiva, los talentos que sea capaz de captar y retener.

Por cierto el enriquecimiento ocurre en forma simultánea porque es un ida y vuelta. Mi empresa brinda valor ofreciendo un buen producto, como consecuencia se enriquece porque es elegida, al mismo tiempo se compromete con la comunidad brindando valor capacitante [que les permite obtener capacidades para mejorar su calidad de vida] como consecuencia es preferida por su comunidad. Y así es como comienza un espiral creciente sin límites. Un espiral de acciones de un lado y del otro que enriquece a ambas partes y, como consecuencia enriquece a la comunidad de la que ambos forman parte. 

Fernando Solari

Esta es mi opinión, pero estamos en una comunidad que se enriquece con el diálogo, y aquí abajo tenemos un cuadro de diálogo abierto para intercambiar ideas, ¿te sumás? ¿Compartís tu opinión? ¿Tu punto de vista? Gracias por adelantado! Abrazo

 

Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Empresability para agregar comentarios!

Join Empresability

Comentarios

  • Miembro Destacado

    Si es lo mismo cuando utilizamos la palabra "COMPARTIR" que para algunas circunstancias, inconcientemente, viene a nuestra mente el "tenemos un 100% de algo y de mi 100% me desprendo para darte" ... saludos  

    • Miembro Destacado

      Muy buen punto, Edith Tornero. Es tal cuás planteás; compartir es reducir y reducir es perder. Tiene que ver con la concepción del mundo como un equilibrio; el mundo es el 100% y hay que intentar quedarse con el máximo posible sin que importe si se lo quitamos a otro. O pasar a una concepción del mundo en crecimiento constante donde si tenemos capacidad, el talento, la voluntad, la disposición... [que podemos tener innata o desarrollarla con ayuda -ayuda que no nos haga dependientes-] creamos riqueza en valores, que nos enriquece a nosotros y a la comunidad de la que formamos parte. Gracias por sumarte al diálogo que siempre enriquece. Ojalá otros se sumen como vos. Abrazo Edith

This reply was deleted.

Blog patrocinado por: 

 

Gracias al la colaboración de:

REVISTA ESPECIALIZADA

ARGENTINA

Movimiento Iberoamericano de Responsabilidad Social ©2020 por EmpresAbility Movimiento Iberoamericano de Responsabilidad Social.