Empresa y Derechos Humanos

Por Glenda Ecker

Directora de EckeRS. Consultores en Responsabilidad Social, Bogotá. Colombia.

Auditora de la Norma SA 8000. Directora del Proyecto de Investigación de Responsabilidad Social de la Universidad FASTA de Argentina. Abogada Universidad de Buenos Aires, especializada en Derechos Humanos, Derecho Internacional y Open Justice. Magíster en Asuntos Internacionales (Externado, Columbia y Sciences Po). Trabajó en la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, en CIPPEC en Buenos Aires y publicó un libro sobre Malvinas.

Todas las publicaciones (1)

Ordenar por
Miembro Destacado

Según la CEPAL, América Latina tiene 625 millones de habitantes[2], de los cuales 167 millones viven en la pobreza que corresponde al 28% de la población y, entre ellos 71 millones viven en pobreza extrema que corresponde al 12% de la población. Para mayor información, 62,5 millones, o sea el 10% más rico de la población contiene el 71% de la riqueza, convirtiendo a América Latina en la región más desigual del mundo[3].

Ahora bien, en América Latina, las empresas ¿por qué tendrían que comprometerse a respetar y promover los derechos humanos (DDHH)? y;  ¿cómo interfiere en el desarrollo de este tipo de instituciones el respeto y la promoción de DDHH?

En nuestra región, no son pocas las organizaciones que afirman que respetar los DDHH debe ser una parte fundamental de sus programas de responsabilidad social (RS), no solo porque es la forma indicada de actuar desde un punto de vista transparente y ético, sino porque proteger, respetar y fomentar los DDHH repercute efectivamente en toda la comunidad y los mercados. Sin embargo, queda muchísimo camino por recorrer.

Por lo menos algunas iniciativas aisladas en nuestra región crean algún tipo de esperanza. Como la que se realizó en Medellín: el Primer Foro Regional de América Latina y el Caribe sobre Empresas y DDHH, organizado por el gobierno colombiano, en compañía del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Empresas y DDHH y el PNUD. Colombia, es el primer país en Latinoamérica en contar con un “Plan de Acción Estatal de Derechos humanos y Empresas”, según el ex presidente Santos, “velar por los derechos humanos no solo debe ser una obligación del Estado, sino que tiene que ser un compromiso de toda la sociedad, y en ese contexto es fundamental la participación de las empresas –y de los empresarios–“[4].

En Argentina, la Red del Pacto Global y el PNUD desarrollaron una guía[5] para apoyar a las empresas en la puesta en marcha de los Principios Rectores de Ruggie. Asimismo, organizaron un colectivo dentro de la Red Argentina “Grupo de Trabajo de Empresas y Derechos Humanos” presidido por la empresa Sancor Seguros constituyendo una oportunidad para que las organizaciones se involucren de una manera más activa en la promoción y protección de los DDHH. 

En fin, ahora en América Latina donde mueren 120.000 niños por década por causas evitables, donde 71 millones de habitantes tienen hambre severa, y las desigualdades son escandalosas[6], es el momento desde cualquier tipo de organización explorar RS a fondo desde la acción respetando los DDHH de cada individuo.

 

[2] CEPAL (2016), “La población de América Latina alcanzará 625 millones de personas en 2016, según estimaciones de la CEPAL” http://www.cepal.org/es/noticias/la-poblacion-america-latina-alcanzara-625-millones-personas-2016-segun-estimaciones-la

[3] CEPAL (2015), “Se estanca la reducción de la pobreza y la indigencia en la mayoría de los países de América Latina” http://www.cepal.org/es/comunicados/se-estanca-la-reduccion-de-la-pobreza-y-la-indigencia-en-la-mayoria-de-los-paises-de

[4] http://www.derechoshumanos.gov.co/Prensa/2015/Paginas/Palabras-Presidente-Santos-Plan-Nacional-Accion.aspx

[5] El documento se titula “Guía de derechos humanos para empresas: Proteger, Respetar y Remediar: Todos Ganamos”.

[6] Frase de Bernardo Kliksberg, padre de la gerencia social

Leer más…