Miembro Destacado
Stakeholders, clásicos que nunca pasarán de moda

Según la norma no. 180 del INCOTEC[1] la responsabilidad social (RS) se considera como el “compromiso voluntario y explícito que las organizaciones asumen frente a las expectativas y acciones concertadas que se generan con las partes interesadas (stakeholders), en materia de desarrollo humano integral; ésta permite a las organizaciones asegurar el crecimiento económico, el desarrollo social y el equilibrio ambiental, partiendo del cumplimiento de las disposiciones legales”.

Asimismo, la norma internacional voluntaria ISO 26000, la RS se configura como, la “responsabilidad de una organización (entidad o grupo de personas e instalaciones con responsabilidades, autoridades y relaciones establecidas y objetivos identificables) ante los impactos (cambio positivo o negativo que se genera en la sociedad, la economía o el medio ambiente, producido, en su totalidad o parcialmente, como consecuencia de las decisiones y actividades pasadas y presentes de una organización) que sus decisiones y actividades (incluyen productos, servicios y procesos) ocasionan en la sociedad y el medio ambiente (entorno natural en el cual una organización opera, incluyendo el aire, el agua, el suelo, los recursos naturales, la flora, la fauna, los seres humanos, el espacio exterior y sus interrelaciones), mediante un comportamiento ético (comportamiento acorde con los principios de correcta o buena conducta aceptados en el contexto de una situación determinada y que es coherente con la normativa internacional de comportamiento) y transparente que:

  • contribuya al desarrollo sostenible (desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades), incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad;
  • tome en consideración las expectativas de sus partes interesadas (individuo o grupo que tiene interés en cualquier decisión o actividad de la organización);
  • cumpla con la legislación aplicable y sea coherente con la normativa internacional de comportamiento(expectativas de comportamiento organizacional socialmente responsable derivadas del derecho internacional consuetudinario -principios de derecho internacional generalmente aceptados o acuerdos intergubernamentales incluyen tratados y convenciones; están dirigidos principalmente a los estados, expresan metas y principios a los que pueden aspirar todas las organizaciones-, reconocidos de manera universal o casi universal) y,
  • esté integrada en toda la organización y se lleve a la práctica en sus relaciones (se refieren a las actividades de una organización) dentro de su esfera de influencia (ámbito/alcance de una relación política, contractual, económica o de otra índole, a través de la cual una organización tiene la capacidad de afectar las decisiones o actividades de individuos u organizaciones)

Cabe mencionar, que el principio no. 4 de la Norma ISO 26.000 se configura con base a los stakeholders.

Respeto a los intereses de las partes interesadas: una organización debería respetar, considerar y responder a los intereses de sus partes interesadas. En este sentido,  la ISO 26000 propone 6 formas de lograr el respeto a sus grupos de interés:

  1. identificar a sus partes interesadas;
  2. reconocer y mostrar el debido respeto, tanto por los intereses, como por los derechos legales de sus partes interesadas y responder a las inquietudes que manifiesten;
  3. reconocer que algunas partes interesadas pueden afectar significativamente a las actividades de la organización;
  4. evaluar y tener en cuenta la habilidad relativa de las partes interesadas para contactar, involucrarse e influir en la organización;
  5. tener en cuenta la relación de los intereses de sus partes interesadas con las más amplias expectativas de la sociedad y del desarrollo sostenible, así como la naturaleza de la relación de las partes interesadas con la organización; y
  6. considerar los puntos de vista de las partes interesadas cuyos intereses probablemente se vean afectados por una decisión o actividad, incluso cuando no tengan un rol formal en la gobernanza de la organización, o no sean conscientes de estos intereses.

Según el Doctor Bernardo Kliksberg[2], para que una organización cuente con un programa de responsabilidad social empresarial coherente se necesitan 6 componentes, donde el primer elemento que destaca son los grupos de interés:

  1. Políticas de personal que respeten sus derechos y favorezcan su desarrollo.

La RSE empieza por casa. Para que las empresas puedan pregonar RSE deben ejercerla con su propio personal. Son imprescindibles condiciones dignas de trabajo, remuneraciones justas, posibilidades de avance, capacitación.

Pero al mismo tiempo hay otros temas críticos, como la eliminación de las discriminaciones de género, de la actitud negativa hacia las mujeres embarazadas, el equilibrio familia-empresa.

  1. Transparencia y buen gobierno corporativo

La información debe ser pública y continua, los pequeños accionistas deben ser escuchados, los órganos de dirección deben tener idoneidad y ser controlables, se deben eliminar los conflictos de interés. Un capítulo especial es el de las remuneraciones a los altos ejecutivos.

  1. Juego limpio con el consumidor

Se espera que los productos sean de buena calidad, los precios razonables, y es decisivo que los productos sean saludables. Hay gruesos problemas en este campo. Van desde los efectos altamente nocivos de las “fastfood”, con sus contenidos de grasas ultrasaturadas, hasta los recientes juicios masivos a laboratorios farmacéuticos líderes por comercializar medicamentos con contraindicaciones serias.

  1. Protección del medio ambiente

Esto va desde convertir las empresas en limpias medioambientalmente, hasta colaborar de múltiples formas con la crítica agenda actual.

  1. Integración a los grandes temas sociales

La expectativa es que la empresa privada colabore intensamente con las políticas públicas, en alianzas estratégicas con ella y la sociedad civil, en el enfrentamiento de cuestiones esenciales para el interés colectivo, como son por ejemplo, en América Latina, la deserción escolar, el mejoramiento de la educación, la reducción de la mortalidad materna y la mortalidad infantil, la inclusión de jóvenes marginados y otras cuestiones similares. La empresa privada, además de aportar recursos, puede contribuir con la alta gerencia, canales de marketing, espacios de internet, tecnologías avanzadas, y muchas de sus tecnologías específicas.

No se pide que reemplace a la política pública, sino que sea un aliado creativo y constante de ella

  1. No practicar un doble código de ética

Las multinacionales no deberían aplicar un código de RSE en sus países centrales y otro distinto en países en desarrollo. Sería grave que, como ha sucedido en diversos casos, apliquen RSE en sus casas matrices y empleen mano de obra infantil o degraden el medio ambiente en sus inversiones extranjeras.

Por tanto, un principio básico de la Responsabilidad Social es la gestión de los grupos de interés. Se considera que una organización es socialmente responsable cuando responde satisfactoriamente a las expectativas que sobre su funcionamiento tienen los distintos grupos de interés[3].

Más adelante se detalla qué se entiende por un grupo de interés, cuál es el proceso que debe seguirse para su identificación, qué beneficios aportan y los standares internacionales que regulan este concepto según el prevenblog.

¿Qué se entiende por grupo de interés?

Existen varias definiciones relativas al concepto de grupos de interés, pero todas tienen en común el tratarse de personas o grupos de personas que tienen interés en cualquier decisión o actividad de la organización.

No existe una lista genérica de grupos de interés ya que éstos dependerán del tipo de organización, actividad, ubicación, etc., pudiendo además estos grupos de interés variar en el tiempo. Así, corresponde a cada organización identificar y priorizar a sus grupos de interés en función, entre otros, de:

  • Si se trata de grupos de interés internos (equipo humano, accionistas, socios, etc.) o grupos de interés externos (comunidad, proveedores, administración pública, clientes, etc.).
  • El grado de influencia, dependencia e impacto del grupo de interés hacia la organización y de ésta hacia el grupo de interés.

¿Qué proceso debe seguirse?

El proceso para llevar a cabo una gestión efectiva de los grupos de interés puede resumirse en los siguientes puntos:

  1. Identificara los grupos de interés.
  2. Priorizarlos grupos de interés identificados en base a su criticidad.
  3. Desarrollar y formalizar los procesos de relaciónmás adecuados para cada uno de ellos.
  4. Realizar un análisis de materialidadpara:
  • Conocer los asuntos relevantes para cada grupo de interés y para la organización, pudiendo de esta manera identificar que asuntos son críticos o de alta relevancia (aquellos que son relevantes tanto para la organización como para el grupo de interés), cúales son de importancia interna (aquellos que son relevantes para la organización pero no para el grupo de interés), cúales son de importancia externa (aquellos que son relevantes para el grupo de interés pero no para la organización) y cúales son considerados de baja relevancia (aquellos que ni son relevantes para el grupo de interés ni para la organización).
  • Conocer la percepción, tanto del grupo de interés como de la organización, de cómo se está dando respuesta a cada uno de ellos.
  1. Elaboración de un plan de acciónpara la mejora.
  2. Establecimiento de indicadoresde seguimiento.

¿Existe algún estándar?

El estándar de mayor reconocimiento a nivel internacional para la gestión de los grupos de interés es el estándar AA1000SES de  AccountAbility, actualmente en fase final de revisión, que proporciona orientaciones, entre otros, sobre:

  • La forma de establecer el compromiso necesario con los grupos de interés y cómo asegurar que la gestión de los grupos de interés está plenamente integrada en la estrategia y las operaciones de la organización.
  • La forma de desarrollar un plan de acción de relación con los grupos de interés.
  • El seguimiento y la evaluación sistemática de la calidad global del proceso de relación con los grupos de interés.

¿Qué beneficios aporta?

Los principales beneficios de una correcta gestión de los grupos de interés son principalmente:

  • Una mejor gestión del riesgo e incremento de la reputación.
  • El desarrollo de nuevos procesos, productos y servicios a partir de la información recopilada en el proceso de relación establecido con cada uno de ellos, favoreciendo, por tanto, la innovación.
  • La mejora del nivel de comprensión del contexto social, económico y ambiental actual y futuro, que puede ayudar a la identificación de nuevos mercados.

Finalmente, el Capítulo 5 de la Norma ISO 26000 analiza todo lo referido al involucramiento de las partes interesadas o stakeholders y al reconocimiento específico que tienen que realizar las organizaciones respecto a la responsabilidad social.

Este precedente reconocimiento implica identificar los asuntos que surgen como consecuencia de los impactos de las decisiones y actividades de una organización, así como la manera en que esos asuntos deberían abordarse para contribuir al desarrollo sostenible.

En este sentido, la organización debería entender 3 tipos de relaciones: entre la organización y la sociedad; entre la organización y sus partes interesadas y entre las partes interesadas y la sociedad. Así cada relación tiene diferente expectativas, impactos e intereses como así cada parte tiene diferentes objetivos. Debería reconocerse que los individuos y las organizaciones podrían tener muchos y variados intereses que pueden verse afectados por las decisiones y actividades de una organización.

Asimismo, en este capítulo se propone que la organización evalúe su esfera de influencia y determine sus responsabilidades, una organización debería ejercer la debida diligencia para evitar contribuir a los impactos negativos a través de sus relaciones.

Por otra parte, la identificación e involucramiento con las partes interesadas son clave para abordar la RS de una organización. ¿Qué son los grupos de interés?

Grupos de interés son aquellos individuos, grupos de individuos u organizaciones que afectan y/o pueden ser afectados por las actividades, productos o servicios y desempeño asociados a una organización (AA1000APS, ACCOUNTABILITY 2008)

Cabe agregar que la relación creada por esos grupos de interés existe INDEPENDIENTEMENTE de que las partes sean consciente de ello (Organización Internacional de Normalización, 2010, pág. 18).

Puede que una organización no sea siempre consciente de todas sus partes interesadas, aunque debería intentar identificarlas. Del mismo modo, pude que muchas partes interesadas no sean conscientes del potencial que tiene una organización de afectar sus intereses.

Al identificar a las partes interesadas, una organización debería preguntarse:

  1. ¿Con quién tiene obligaciones legales la organización?
  2. ¿Quién podría verse afectado positiva o negativamente por las decisiones o actividades de la organización?
  3. ¿Quién es más probable que exprese sus inquietudes acerca de las decisiones y actividades de la organización?
  4. ¿Quién estuvo involucrado en el pasado cuando fue preciso atender inquietudes similares?
  5. ¿Quién puede ayudar a la organización a tratar impactos específicos?
  6. ¿Quién puede afectar la capacidad de la organización para cumplir con sus responsabilidades?
  7. ¿Quién quedaría desfavorecido si se le excluyera del involucramiento?
  8. ¿Quién se ve afectado en la cadena de valor?

De la mano con este tema,  surge el involucramiento con las partes interesadas el cual incluye un diálogo entre la organización y una o más de sus partes interesadas. Ayuda a la organización a abordar su responsabilidad social proporcionándole una base fundamentada para sus decisiones. ¿Para qué sirve este tipo de relaciones?. Para…

  1. incrementar el entendimiento por parte de la organización de las consecuencias probables que sus decisiones y actividades puedan tener en determinadas partes interesadas;
  2. determinar la mejor manera de incrementar los impactos beneficiosos que generan las decisiones y actividades de la organización y determinar cómo disminuir cualquier impacto negativo;
  3. determinar si las declaraciones de la organización respecto de su responsabilidad social se perciben como creíbles;
  4. ayudar a la organización a revisar su desempeño, con el fin de mejorar;
  5. reconciliar los conflictos que impliquen sus propios intereses, los de sus partes interesadas y las expectativas de la sociedad como un todo;
  6. abordar el vínculo entre los intereses de las partes interesadas y las responsabilidades de la organización con la sociedad en general;
  7. contribuir al aprendizaje continuo de la organización;
  8. cumplir con obligaciones legales (por ejemplo, con los empreados);
  9. abordar intereses en conflicto, ya sea entre la organización y una parte interesada, o entre varias partes interesadas;
  10. proporcionar a la organización los beneficios de contar con distintas perspectivas;
  11. incrementar la transparencia y la credibilidad de sus comunicaciones, y
  12. establecer alianzas para alcanzar objetivos mutuamente beneficiosos.

Por todo lo expuesto, se debería entender a los Grupos de Interés como el ADN de la Responsabilidad Social, es decir, sin tener la debida consideración en nuestros stakeholders la RS dejaría de tener la función de mejorar la calidad de vida de todos los espacios en donde sea posible actuar como seres humanos de una forma responsable.

 

 

[1] Guía Técnica Colombiana GTC 180, 2008.

[2]Argentino, Doctor en Ciencias Económicas, Doctor en Ciencias Administrativas, licenciado en Sociología, Contador Público y licenciado en Administración. Consultor de Naciones Unidas. Ha escrito 55 libros y centenares de trabajos traducidos a diversos idiomas. Es el padre de una nueva disciplina: la gerencia social, y el pionero de la ética para el desarrollo, el capital social y la responsabilidad social empresarial. Preside el Centro Nacional de Responsabilidad Social y Capital Social (CENARCES) de la Universidad de Buenos Aires, y la Red Latinoamericana de Universidades por el Emprendedurismo Social, y dirige el Programa “Cien jóvenes por una economía con rostro humano”.

[3] http://prevenblog.com/rsc-la-importancia-de-la-gestion-de-los-grupos-de-interes-en-las-organizaciones/

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –
Miembro Destacado

Por: Dr. Francisco Suárez Hernández, Director de Asuntos Corporativos de FEMSA Negocios Estratégicos y Ex Presidente del Consejo del World Environment Center.

Correo electrónico: francisco.suarezh@gmail.com

 

¡Tienes que ser miembro de Empresability para agregar comentarios!

Join Empresability

Empresa y Derechos Humanos

Por Glenda Ecker

Directora de EckeRS. Consultores en Responsabilidad Social, Bogotá. Colombia.

Auditora de la Norma SA 8000. Directora del Proyecto de Investigación de Responsabilidad Social de la Universidad FASTA de Argentina. Abogada Universidad de Buenos Aires, especializada en Derechos Humanos, Derecho Internacional y Open Justice. Magíster en Asuntos Internacionales (Externado, Columbia y Sciences Po). Trabajó en la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, en CIPPEC en Buenos Aires y publicó un libro sobre Malvinas.